La propiocepción se puede definir como la capacidad del cerebro para identificar la posición de nuestro cuerpo en el espacio. Mediante un complejo sistema de sensores situados en diferentes estructuras (ligamentos, tendones…), nuestro cerebro recibe información detallada de cómo está situado nuestro cuerpo en el espacio y así elaborar las respuestas necesarias. Por ejemplo, si nos ponemos de pie sobre una pierna y giramos el tronco lo suficiente podremos percibir que la rodilla se pone en tensión, incluso con los ojos cerrados. Esto es posible gracias a que los sensores situados en esta articulación emiten señales al cerebro para informarle de la situación articular y que éste pueda reaccionar en consecuencia. Si estamos en el monte y pisamos una piedra haciendo que nuestro tobillo se tuerza, inmediatamente el cerebro recibirá esta información y pondrá en marcha los músculos necesarios para corregir la posición del tobillo y evitar así que se produzca una lesión en los ligamentos de la zona. Hay que tener en cuenta que mientras estamos de pie nuestro cuerpo está en constante lucha contra la fuerza de la gravedad que nos desestabiliza. De forma automática, nuestro cerebro procesa toda la información que recibe y reposiciona el cuerpo para seguir manteniendo el equilibrio.

Cuando sufrimos una lesión articular (esguince, fractura, luxación…) la función de los receptores de posición se ve alterada y puede perder calidad o velocidad. Así, después de que los tejidos lesionados se hayan reparado, podemos seguir sintiendo que la articulación “nos falla” o que “no va fina”. Este hecho puede ser debido a un mal funcionamiento del sistema propioceptivo y para ponerle remedio es fundamental que realicemos ejercicios de propiocepción. Así, lograremos reentrenar dicho sistema y eliminar las sensaciones desagradables tras la lesión, además de prevenir futuras recaídas. A continuación, os dejamos una lista de ejercicios de propiocepción para el miembro inferior para que os sirva como guía para la rehabilitación. Tras poneros en manos de un profesional, éste os indicará cuáles son los ejercicios que más os convienen.

Descarga la ficha de ejercicios

DESCARGA

Comparte este artículo

Diplomado en Educación Física, Graduado en Fisioterapia, Osteopáta C.O. Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales. Formado en Terapia Manual, Punción Seca y Ejercicio Terapéutico. Con una experiencia de más de 10 años en el tratamiento de pacientes y de 5 años como docente, actualmente ejerce la profesión de forma libre y trabaja como Profesor Asociado en el Grado de Fisioterapia de la Universidad del País Vasco – Euskal Herriko Unibertsitatea.

Comentarios vía facebook

Deja un comentario